Adhérents
devenez adhérent
Recherche

SJRM : note de presse

05/02/2008


Nota de prensa Servicio Jesuita a Refugiados y Migrantes

(SJRM) sobre la Inclusión del Tema Haitiano en los Programas de Gobierno.


*Apreciados/as amigos/as de la prensa:*

El Servicio Jesuita a Refugiados y Migrantes (SJRM) les saluda
cordialmente, al tiempo que solicita de su anuencia para la publicación
de la nota de prensa que aparece adjunta y donde la institución _se
pronuncia sobre la inclusión del tema haitiano en los programas de
gobierno de los candidatos presidenciales. En este documento, además,
exponemos algunas de nuestras sugerencias para la inclusión de dicho
tema.

Finalizo enviándoles un cordial saludo y agradeciéndoles de antemano la
atención que puedan dispensar a esta comunicación.

De ustedes,

Niris Caba
Encargada de Comnicación del Servicio Jesuita a Refugiados y Migrantes
(SJRM) C/ Josefa Brea No. 65, Edif. Centro Bonó
Santo Domingo, Rep. Dom.
Tfns:ofic: (809) 688-1646, (809) 682-6213, Ext. 311 y 237 – cel: (809)
772-4363
niris.caba@sjrdom.org <mailto:niris.caba@sjrdom.org> y
niriscaba@hotmail.com <mailto:niriscaba@hotmail.com>


Servicio Jesuita a Refugiad@s y Migrantes
SJRM
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Santo Domingo, RD
31 de enero del 2008

El Tema Haitiano en los Programas de Gobierno de los Candidatos
Presidenciales.



Sugerencias del SJRM

El tema haitiano ha sido por muchos años generador de grandes
divergencias y conflictos entre los diferentes sectores de la vida
nacional. En el año 2007, dos destacados intelectuales dominicanos, el
doctor Hugo Tolentino Dipp y el Doctor Bernardo Vega, expresaron su
parecer con respeto al tema.

El señor Hugo Tolentino Dipp en la presentación del libro de "La
agresión contra Lescot”, de la autoría del segundo, hizo una disección
sobre la actitud irresponsable de ciertos políticos, nacionalistas e
intelectuales que han utilizado la bandera y los símbolos patrios para
distanciar a Haití de la República Dominicana respondiendo, básicamente,
a un esquema diseñado por Trujillo.

Mientras que Bernardo Vega, en la revista Global (edición número 18),
publicó un artículo titulado “El país dividido frente al tema haitiano”,
donde trata, básicamente, la posición que han adoptado los diversos
sectores dominicanos sobre la presencia de los haitianos ilegales
establecidos en el territorio nacional.

También establece cómo en los últimos gobiernos de la RD, el tema
haitiano no ha estado dentro de sus prioridades y, por ende, tampoco ha
sido tema de debate de las tres principales fuerzas políticas; e incluye
a este sector dentro de los grupos de /los indiferentes/.

Los planteamientos de estas dos personalidades son uno de tantos
indicadores que nos señalan claramente que, como nación, debemos
encaminarnos a dar los primeros pasos hacia una fraternidad que
contribuya al bienestar de ambos pueblos.

Por eso, el Servicio Jesuita a Refugiados y Migrantes (SJRM) hace un
llamado a la sociedad dominicana para que exija a nuestros candidatos
presidenciales, aprovechando esta coyuntura electoral, analizar con
seriedad y sentido humanista la migración haitiana en el país. Y lo
primero es que, tanto los partidos políticos como los sectores
representativos de la sociedad dominicana, entiendan que este tema debe
ser abordado como una prioridad nacional, de manera que esto viabilice
la puesta en marcha de una política migratoria integral.

En ese sentido, externamos nuestro parecer sobre 6 puntos claves que
deben ser tomados en cuenta en una política migratoria, los cuales
presentamos a la opinión pública y a la consideración de los candidatos
presidenciales:

1. Sobre la regularización.

Actualmente no existe un mecanismo para regular la presencia de
inmigrantes haitianos, con especial atención a las personas que tienen
muchos años residiendo en el territorio dominicano.

Aunque la mano de obra barata haitiana favorece la economía dominicana,
el Estado no asume su responsabilidad de garantizar en su territorio un
trato digno; muy por el contrario, ha optado por dejar a los inmigrantes
haitianos en irregularidad y desprotección.

Cabe destacar cómo la ley de migración, a pesar de tener tanto tiempo de
aprobada, no tiene vigencia plena por falta de reglamento, debido a las
distintas visiones que tienen los integrantes del tren gubernamental.

2. Sobre los acuerdos internacionales.

Consideramos que la ratificación de la Convención de los Trabajadores
Migrantes y sus Familias sería un gran paso de avance, así como el
respeto al Protocolo de Entendimiento sobre los Mecanismos de
Repatriación firmado con Haití en 1999.

Cuando los inmigrantes se establecen en un país, necesitan del Estado
receptor servicios de salud, educación y vivienda, de acuerdo a los
compromisos adquiridos en la comunidad internacional. Así como, toda
deportación que se practique debe efectuarse dentro de un marco de
legalidad y respeto a la condición humana.

3. Desarrollo fronterizo

Entendemos que los militares no deben ser la figura principal en la
aplicación de una política de control migratorio. Esto es una tarea de
un cuerpo especializado de hombres y mujeres preparados/as, única y
exclusivamente para dicha misión. (Los militares tienen como mandato
constitucional preservar la soberanía nacional y el orden en la frontera).

En lo referente a los demás aspectos que convergen en la zona
fronteriza, es necesaria una mayor articulación de las instituciones
gubernamentales, así como también asumir una mayor responsabilidad en el
desempeño de sus funciones.

4. Comisión Mixta Binacional Dominico-Haitiana.

Con gran estruendo, este gobierno, el año pasado, anunció la
reactivación de esta Comisión, sin que nada se sepa hasta el momento.
Por consiguiente, consideramos que se deben hacer esfuerzos para que se
establezca un calendario de reuniones con el propósito de crear las
bases de un _Acuerdo Migratorio_ que sea adoptado y ratificado por las
autoridades de ambas naciones lo más pronto posible.

5. Comercio Binacional.

Las exportaciones hacia Haití durante el período enero-mayo del 2007
cayeron en un 7.91 % con relación a ese mismo período del 2006. De ser
el tercer socio comercial de República Dominicana, la hermana República
Haitiana ha pasado a un sexto lugar, de acuerdo a los datos oficiales
recogidos por del Centro de Exportación e Inversión de la República
Dominicana (CEI-RD),

Esto es una clara señal de cómo la RD pierde un mercado tan cercano, por
no establecer reglas claras como, por ejemplo, controles fitosanitarios
para todos los productos, tanto para los que entran como para los que
salen.

Se necesitan tasas arancelarias homogéneas en toda la franja fronteriza,
y, sobre todo, una infraestructura acorde a los nuevos tiempos
tecnológicos.

En ese tenor, hay que invitar a la población de la Frontera (aquella que
cotidianamente se relaciona con el pueblo haitiano y necesita de un
comercio estable con el vecino país para desarrollarse), que participe
en la elaboración de una política fronteriza,

6. Relación entre ambos pueblos.

Debemos promover el aprecio y la relación armoniosa con el pueblo
haitiano, reconociendo sus aportes económicos y culturales a nuestro
país. Por otra parte, debemos acoger con respeto y agrado y resguardar
los derechos de los dominicanos de padres haitianos que por derecho son
hijos de esta tierra.

Por mucho tiempo los gobiernos de ambos países han jugado en el terreno
diplomático de donde salen a flote frases celebres; sin embargo, NUNCA
han asumido una postura coherente entre su palabra y su acción.

Nuestra intención es ayudar al debate político, y que, a su vez, estos
planteamientos puedan ser ponderados en los programas de gobierno de las
distintas fuerzas políticas. Para el SJRM estos son los puntos
fundamentales.



Finalmente, todo esto se enmarca en nuestra opción cristiana de acoger
al extranjero y al pobre, junto a la promoción y el respeto a los
derechos de las personas más el desarrollo del país, especialmente en la
zona fronteriza. Muy bien haríamos si, como país expulsor de migrantes,
damos ejemplo de buenas relaciones con quienes llegan a nuestras tierras
y con nuestros países vecinos.

Por la Dirección Nacional del SJR:

Padre José Núñez (Chepe), SJ,
Director Nacional del SJRM

Padre Regino Martínez, SJ,
Director oficina de Dajabón

Padre Mario Serrano Marte, SJ,
Director oficina Santo Domingo.



Partager